Hernia discal y la Quiropráctica

Hernia discal y la Quiropráctica

Hernia de disco lumbar L5-S1

Hernia discal y la Quiropráctica son muy importante, ya que una hernia de disco en la columna vertebral es una condición durante la cual un núcleo pulposo se desplaza del espacio intervertebral. Es una causa común de dolor de espalda. Los pacientes que experimentan dolor relacionado con una hernia de disco a menudo recuerdan un evento desencadenante que causó su dolor. A diferencia del dolor de espalda mecánico, el dolor de hernia de disco a menudo es ardiente o punzante, y puede irradiarse hacia la extremidad inferior (ciática). Además, en casos más severos, puede estar asociado con debilidad o cambios de sensibilidad. En algunos casos, una lesión de hernia de disco puede comprimir un nervio o la médula espinal y causar un dolor compatible con la compresión del nervio o la disfunción de la médula espinal, también conocida como mielopatía.

 

Hernia de disco:

  • Puede ser muy doloroso.
  • En unas pocas semanas, la mayoría de los casos de hernia discal dolorosa sanan, con o sin tratamiento.
  • En muchos casos, la hernia de disco no causa ningún dolor al paciente. Muchas personas tienen hernias y no lo saben.
  • Los discos herniados a menudo se ven en la resonancia magnética de pacientes asintomáticos (la resonancia magnética es la modalidad de imagen de elección). Si no hay síntomas, no hay de qué preocuparse.
  • El manejo de la hernia discal requiere de un equipo interprofesional. El tratamiento inicial debe ser conservador, a menos que el paciente tenga compromiso neurológico severo.
  • La cirugía suele ser el último recurso, ya que no siempre produce resultados predecibles. Los pacientes a menudo quedan con dolor residual y déficits neurológicos, que a menudo empeoran después de la cirugía.
  • La Quiropráctica y la Rehabilitación son claves para la mayoría de los pacientes. Los resultados dependen de muchos factores, pero aquellos que participan en ejercicio regular y mantienen un peso corporal saludable tienen mejores resultados que las personas sedentarias.

 

Etiología

 

Un disco intervertebral está compuesto por un anillo fibroso, que es un denso anillo de colágeno que rodea el núcleo pulposo.

  • La hernia de disco ocurre cuando parte o todo el núcleo pulposo sobresale a través del anillo fibroso. Este proceso de hernia comienza con la falla en los anillos anulares más internos y progresa radialmente hacia afuera.
  • El daño al anillo del disco parece estar asociado con la flexión completa de la columna durante un período de tiempo repetido o prolongado.
  • Una hernia puede desarrollarse repentinamente o gradualmente durante semanas o meses.

 

Causas

  • La causa más común de hernia de disco es el proceso degenerativo (a medida que los humanos envejecen, el núcleo pulposo se vuelve menos hidratado y se debilita y puede conducir a una hernia de disco progresiva).
  • La segunda causa mas común de hernia discal es el trauma.
  • Otras causas incluyen trastornos del tejido conectivo y trastornos congénitos como pedículos cortos.

 

La hernia discal es:

  • Mas común en la columna lumbar.
  • Seguido por la columna cervical. Una alta tasa de hernia de disco en la columna lumbar y cervical puede explicarse mediante la comprensión de las fuerzas biomecánicas en la parte flexible de la columna.
  • La columna torácica tiene una menor tasa de hernia discal.
  • Las actividades mecánicas repetitivas como torcer, doblar, sin descansos pueden provocar daños en el disco.
  • Vivir un estilo de vida sedentario, malas posturas, obesidad, abuso de tabaco también puede causar hernia de disco.
 

B. Abultamiento. C. Protrusión. D. Extrusión. E. Secuestro.



Diversificación de hernias

 

Hernia contenida: también conocida como protuberancia, bulto o protrusión, los ortopedistas generalmente se refieren a una hernia contenida como un disco abultado. Un disco abultado ocurre cuando el daño al núcleo del disco causa presión hacia afuera y distensión del anillo. Piense en una rosquilla de mermelada que accidentalmente se ha aplastado en la caja de rosquillas. Nada de la gelatina se filtra, pero queda una rosquilla más plana y más ancha. Cuando su disco sufre de esta forma de hernia, el disco puede sobresalir de su lugar de origen entre las vértebras. Para muchos, los síntomas leves de un bulto de disco pasarán desapercibidos. Sin embargo, para otros, este tipo de hernia puede causar un dolor leve a moderado, ya que el disco aplanado empuja los nervios adyacentes.

 

Hernia no contenida: también conocida como extrusión de disco, este tipo de hernia implica que el núcleo se rompa o rompa a través del anillo. Si volvemos a visualizar esa rosquilla de gelatina, piense en aplastar la rosquilla de gelatina en su mano. Sin embargo, esta vez, la cantidad de presión aplicada hizo que la gelatina se filtrara fuera de la masa. Cuando ocurre una hernia no contenida, inevitablemente se presentan síntomas dolorosos. Un núcleo con fugas puede comprimir las raíces nerviosas adyacentes y, a veces, incluso la propia médula espinal. Uno de los principales contribuyentes al dolor de espalda, la compresión nerviosa puede causar hormigueo o pérdida de sensibilidad en las extremidades.

 

Hernia secuestrada: la tercera, y posiblemente la forma más problemática de hernia, es la hernia secuestrada. Cuando esto ocurre, una parte del núcleo atraviesa el exterior del disco, separándose completamente del núcleo principal. Una última mirada a nuestra pobre rosquilla de mermelada. Si tuviera que aplastar una dona de gelatina con tanta fuerza que la gelatina saliera a borbotones y cayera sobre la dona cubierta de chocolate que estaba junto a ella… Este escenario extremo representaría la hernia secuestrada. En particular, esta forma de hernia generalmente ocurre cuando un disco no contenido no se trata durante mucho tiempo. Como resultado, el material del disco roto puede migrar, moverse hacia el canal de la médula espinal y secuestrarse (o atraparse). Puede resultar en estenosis espinal (o compresión de la médula espinal), movilidad reducida y dolor insoportable.

 

A pesar de lo anterior, hay que mencionar dos cosas:

 

  1. A mayor tamaño de la hernia, más rápida y fácil será su reabsorción natural.
  2. El tamaño de la hernia no determina si necesita o no cirugía. Los determinantes son 3:
  • Dolor insoportable
  • Incapacidad funcional 
  • Compromiso neurológico: pérdida de fuerza, sensibilidad y reflejos alterados.
  • Lo anterior, debe ser progresivo en el tiempo, es decir empeora al pasar días o semanas, a pesar del tratamiento conservador o médico (uno espera que en 4 a 6 semanas se generen cambios favorables).
  • Si todo empeora, la infiltración o cirugía debe considerarse, sobre todo si existe mielopatía o síndrome de cola de caballo.

 

A la mayoría de las personas con hernia discal se les ofrece un tratamiento «conservador», lo que significa que el tratamiento no implica cirugía. Esto implica principalmente ejercicio, analgésicos o anestésicos locales y terapia manual, Quiropráctica y Rehabilitación física.

Podemos usar técnicas de estiramiento para aliviar el espasmo muscular y luego usamos nuestras manos para mover las articulaciones. Esta movilización de alta o baja velocidad es importante para liberar el movimiento, cambiar la presión dentro de los discos y permitir que operen los mecanismos naturales de curación del cuerpo. Esto siempre va acompañado de ejercicios para el hogar y sugerencias nutricionales para acelererar la recuperación y aliviar los síntomas.

Si tienes otras dudas puedes revisar nuestra sección de Preguntas Frecuentes, o comenzar ahora con tu tratamiento agendando una hora con nosotros